Juliana Navia

Lipoescultura

Lipoescultura

La Lipoescultura es la operación de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora que
se realiza para eliminar los depósitos de grasa localizada entre la piel y el músculo.
El objetivo de la operación es remodelar el contorno corporal de forma permanente, y se
realiza por zonas: abdomen, muslos, nalgas, brazos, y papada son las más comunes.

¿Por qué se realiza?

Es importante destacar que esta operación no es una forma de Cirugía para la Obesidad, ni
para adelgazar o bajar de peso, sino que consiste en la eliminación directa de la grasa
localizada. La Lipoescultura está pensada para neutralizar los cúmulos de grasa rebelde que son difíciles
de eliminar, incluso, llevando unos hábitos saludables de alimentación equilibrada y ejercicio
físico. Así, los pacientes que van a realizarse una Lipoescultura están dentro de un peso normal o
Sobrepeso.

¿En qué consiste la Lipoescultura?

La Lipoescultura consiste en realizar algunas incisiones menores de 1 cm. en las que
introducir una cánula con aspiración para extraer la grasa de la zona en cuestión.
En algunos casos, el paciente puede requerir que la grasa extraída se le Implante en otras
zonas, como los Glúteos.

La duración de la cirugía dependerá de las zonas a tratar y el volumen de grasa de cada
paciente, pero no suele exceder las 4 horas.

Preparación para la Lipoescultura

Si el paciente presenta un buen estado de salud, se podrá someter a la Lipoescultura sin
necesidad de estudios médicos previos.
Si, por el contrario, tiene tendencia a sufrir Hemorragias, se realizará un examen médico
previo con chequeo, medición del latido y presión sanguínea, e incluso análisis de sangre.
El especialista Cirujano puede recomendar al paciente que no tome ninguna medicación
anticoagulante al menos desde 10 días antes de la intervención, y también previamente se
medirá la presión de la faja elástica que deberá llevar el paciente después de la Lipoescultura.


Cuidados tras la intervención


El postoperatorio consiste en mantener reposo durante unos tres días, así como un
tratamiento de antibióticos y llevando una vena de presión o faja elástica.
Esta faja deberá llevarse durante 2 a 4 semanas, pero a los 4 o 5 días el paciente puede
volver a sus actividades normales y a los 10 días puede volver a hacer ejercicio
paulatinamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.