Estas sustancias no son compatibles con el cuerpo humano y aunque han sido ampliamente prohibidas en el mundo siguen siendo inyectadas por personas inescrupulosas que se aprovechan del deseo de las personas de querer verse y sentirse bien, eso no es vanidad, y no es justo condenar a las personas que han sido víctimas de este tipo de engaños.

Necesitas Asesoría?